Make your own free website on Tripod.com

 

 

APLICACION DE LA RETROTRANSCRIPCION Y LA PCR (RT-PCR) PARA EL ESTUDIO DEL ONCOGEN BCR-ABL EN LEUCEMIAS CRONICAS Y AGUDAS


César Paz y Miño, Mercedes Del Pozo, Ramiro Burgos,  Paola E. Leone. Laboratorio de Genética Molecular y Citogenética Humana,  PUCE.


La Genética ha logrado dilucidar que el cáncer sería la consecuencia de un desorden genético caracterizado por la pérdida del control normal del crecimiento celular. El desarrollo de la línea celular transformada implica desregulación de la división y diferenciación celular, inestabilidad genómica y posterior invasión a tejidos adyacentes. Existen al menos dos tipos de genes implicados en el origen y progresión del cáncer: los proto-oncogenes y los genes supresores de tumor. La función normal de estos es la regulación del crecimiento y diferenciación celular. Esta función puede alterarse debido a desordenes genéticos como deleciones, translocaciones, mutaciones puntuales, duplicaciones de genes, entre otras, que transforman los genes normales en oncogenes y genes supresores alterados respectivamente .
El cromosoma Filadelfia (Ph), fue observado en el 95% de individuos con Leucemia Mieloide Crónica (LMC) y en el 10 a 15% de Leucemias Linfoblásticas Agudas (LLA). En las LMC esta alteración está dividida en dos fases: una fase crónica inicial que dura un promedio de 2 a 4 años y que usualmente progresa hacia una crisis blástica, la segunda fase, caracterizada por un crecimiento  no regulado de células blásticas, inmaduras linfoides o mieloides y una pérdida de la diferenciación.
  El cromosoma Filadelfia resulta de una translocación entre el gen abl del cromosoma 9 y el gen bcr del cromosoma 22 (t(9;22) (q34;q11)). Esta aberración  ocurre en un 95% de individuos con  LMC y en alrededor del 20% de individuos con LLA. En una metafase el cromosoma Filadelfia se aprecia como  un cromosoma 22 de menor tamaño en relación a su par homólogo.  A nivel molecular esta translocación origina el oncogen quimérico bcr-abl, que codifica para una proteína tirosina kinasa sin extremo amino terminal  por lo que tiene mayor actividad fosforilativa, produciendo consecuentemente el excesivo crecimiento celular. Existen tres tipos de productos oncogénicos según la región de corte de ambos genes: b2a2, b3a2 y b1a2. Los dos primeros son típicos  de LMC y codifican para una proteína tirosina kinasa de 210 kd y el último es propio de LLA y codifica para una tirosina kinasa de 190 kd.
Hemos usado la Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR) en su modalidad PCR-ANIDADO, para observar el comportamiento del oncogen quimérico bcr-abl en leucemias, a partir del análisis de su ARN mensajero. Se extrajo el ARN de las muestras mediante el método desarrollado por Chomczyinski y Sacchi. Una vez extraído el ARN realizamos una retro-transcripción que es una modalidad de

REGRESAR

CONTINUAR