Make your own free website on Tripod.com

 

 

EL USO DE RFLPs EN EL ESTUDIO DE POBLACIONES DE Phytophthora infestans


Greg Forbes. Centro Internacional de la Papa (CIP) - Quito.

El tizón tardío, causado por Phytophthora infestans (Mont.) de Bary, es la más importante enfermedad de la papa.  P. infestans también causa enormes pérdidas en otros cultivos de la familia Solanaceae, como el pepino dulce y el tomate de árbol, y ataca a varias especies silvestres.  El manejo de esta enfermedad depende de muchos factores, entre los cuales se incluye la alta capacidad que tiene el patógeno para adaptarse cuando se enfrenta a una nueva estrategia de control. En ciertos lugares (Norteamérica y Europa) esto ocurre por la recombinación sexual mientras que en otros sitios donde no hay recombinación sexual, por mutación o mecanismos parasexuales.  Como resultado de esta plasticidad del patógeno, existen muchos genotipos distintos en diferentes partes del mundo.
En general, los investigadores creen que mientras más se conoce la ubicación y naturaleza de estos genotipos de P. infestans mejor se puede diseñar estrategias de control de la enfermedad.  Por este motivo, se han dedicado muchos recursos a la identificación de marcadores moleculares que permitan hacer una clasificación  (fingerprint) de cada cepa encontrada.  Uno de los marcadores que ha sido de mayor utilidad es de tipo RFLP (restriction fragment length polymorphism). La sonda R657, ha sido utilizada por muchos investigadores.  Como resultado, hoy en día hay un gran número de "fingerprints" basado en R657.  Recientemente muchos de estos fingerprints han sido compilados en una base de datos que está accesible vía Internet (http://mgd.orst.edu/hyperSQL/phytoph/index.html).
La comparación de diferentes fingerprints provenientes de distintas partes del mundo ha permitido la elaboración de interesantes hipótesis sobre la filogenia e historia del patógeno.  Una de las más importantes propuestas ha sido la que un solo linaje clonal existía en casi todo el mundo hasta más o menos los años 80.  Un análisis de cepas del patógeno de más de 10 países mostró que todas tenían ya sea el mismo fingerprint o un fingerprint muy parecido a los demás.  El linaje se denominó "US-1" y el genotipo prototipo lleva el mismo nombre.  Este descubrimiento tiene significancia, por lo menos teórica, para el control de la enfermedad.  Aparentemente la base genética del patógeno fue muy reducida en la mayoría de los países. Hasta ahora la enfermedad ha sido devastadora y la introducción de nuevo germoplasma desde el centro de origen del patógeno (México) puede empeorar la situación.
Otra utilidad de los marcadores RFLP es en la identificación de genotipos relacionados con ciertos hospederos.  En Norteamérica se ha identificado un genotipo (US-8) que ataca tanto al tomate como a la papa.  En Africa, se identificaron genotipos diferentes asociados con cada cultivo.
Esta diferenciación se basó principalmente en patrones de aloenzimas, que son otros marcadores importantes.  Al analizar el patógeno con RG57, se vio que

REGRESAR

CONTINUAR